Fotorejuvenecimiento

El Foto Rejuvenecimiento consiste en aplicar pulsos de luz intensa que penetran en la piel, estimulando la formación de nuevo colágeno. Mejora la calidad la piel y proporciona un aspecto más suave y terso. Está especialmente indicado para tratar pecas, manchas, piel rosácea, cicatrices recientes.

El tratamiento es rápido, y prácticamente indoloro. El paciente se puede incorporar a su vida normal inmediatamente después de su aplicación.
Es una técnica no-invasiva que permite su aplicación en toda el área facial, cuello, escote y dorso de manos.

EL TRATAMIENTO:

Para este tratamiento de fotorrejuvenecimiento utilizamos luz pulsada intensa (IPL). El objetivo es la eliminación de manchas y la activación de la producción de colágeno de forma natural, con lo que conseguimos un rejuvenecimiento facial generalizado.

Utilizamos la última generación IPL que combina seguridad y buenos resultados debido a su capacidad de regenerar entre un 12% y 20% de la piel en cada sesión dejando el estrato córneo intacto y llegando a la dermis para estimular la producción de fibras de colágeno y elastina.

Es muy importante evitar la exposición al sol durante las cuatro semanas anteriores y las cuatro semanas posteriores al tratamiento, debiendo utilizar cremas de protección solar pantalla total.

DESPUES DEL TRATAMIENTO:

Tras someterse a un tratamiento de fotorrejuvenecimiento, la piel puede mostrar un leve enrojecimiento e inflamación que remiten pasados 60 minutos aproximadamente. Las áreas pigmentadas pueden mostrar un oscurecimiento que durará entre 1 y 7 días tras la sesión. No requiere interrupción de la vida laboral. Después de cada sesión se recomienda utilizar mucha hidratación.

Por regla general y para conseguir unos resultados óptimos, se recomienda una serie de cinco sesiones con intervalos de tres semanas entre ellas. Se puede combinar con otros tratamientos como radio frecuencia, peelings o tratamientos cosméticos.

RESULTADOS:

Los resultados son progresivos, no obstante tras la primera sesión ya es apreciable una mejoría de la piel. El aspecto de la piel continúa mejorando hasta 3 meses después de finalizar el tratamiento.

Se consigue una atenuación de las arrugas y manchas, aumento de la elasticidad de la piel, reducción de los poros y un aporte extra de luminosidad a la piel. Además de los cambios clínicos que se observan, los estudios demuestran cambios histológicos (internos de las capas de la piel), como el engrosamiento dérmico y la neoformación de colágeno.